InicioCrear libroAgregar capítulo

Miranda en Caracas y el inicio de la guerra independentista

A finales de 1810, Miranda regresa a Venezuela, junto con Simón Bolívar. Semanas más tarde regresó Luis López Méndez. Bello se quedó en Londres, nunca retomó a su país aunque estuvo, durante toda la época de la guerra hispanoamericana, defendiendo con su pluma la noble causa independentista del continente. Finalmente, en 1829, Andrés Bello viajó a Chile, tierra donde se consagró a tareas diplomáticas e intelectuales. Miranda tuvo en Caracas una activa participación política dentro de la Sociedad Patriótica y en el Congreso que el 5 de julio de 1811 dio nacimiento formal a la República de Venezuela. La Sociedad Patriótica estaba integrada por un grupo de jóvenes revolucionarios de tendencia independentista casi todos. Entre estos jóvenes se contaban Bolívar y Miranda, así como otros radicales. En el Congreso habían algunos radicales, pero predominaban los conservadores. En su mayoría eran mantuanos, gente perteneciente a las familias defensoras del sistema realista.

El pueblo caraqueño estaba integrado por indios, negros esclavos, españoles peninsulares, y criollos que eran los españoles nacidos en América. Esta división de ciases sociales y razas no impidió el 

surgimiento de ideas revolucionarias entre la ge-neración criolla. Muchos de sus hombres y mujeres habían recibido influencia de las ideas revolucio-narias francesas, razón por la cual algunos se radi-calizaron y pusieron sus conocimientos al servicio político y militar de Miranda, comenzaron a luchar por la independencia total del país, para formar una república libre y soberana.

Como consecuencia de los sucesos del 19 de abril, surgieron tres grupos: uno que abogaba por conti-nuar bajo la dominación española, pero con cierta autonomía administrativa. Un segundo grupo, aunque partidario de la independencia, estimaba necesario esperar un poco más para declararla. Fi-nalmente estaban los radicales, los que se pronun-ciaban por buscar la independencia de inmediato. Triunfaron los defensores de esta última corriente, y así, el 5 de julio de 1811 se declaró la Indepen-dencia en la llamada Capilla de Santa Rosa, situada en el edificio actualmente sede del Concejo Municipal de Caracas.

El Acta de la Independencia no se firmó el mismo día de su redacción y aprobación. Los Diputados, entre ellos Francisco de Miranda, representante por el Pao, la fueron firmando los días subsiguientes al 5 de julio. Este documento histórico, semejante a una partida de nacimiento de nuestra Patria, estuvo extraviada durante décadas. Fue localizado en Valencia, estado Carabobo, en 1907. Hoy reposa en el Capitolio Nacional.

Hasta aquel glorioso año de 1811, la libertad del país parecía haber sido lograda sin mayores sacrificios. Los momentos difíciles vinieron después. Aunque los criollos apoyados por las razas y las clases sociales consideradas y llamadas “inferiores” habían triunfado, buena parte del país estaba bajo el dominio de las fuerzas realistas. En todo caso, el 19 abril de 1812 el pueblo de la Provincia de Caracas celebró el primer aniversario del nacimiento de la patria.

En julio de 1811 se produjo un movimiento antirevolucionario en Valencia. Miranda, en su condición de jefe de las fuerzas patriotas, salió a combatirlo. En 1812 ocurrió en Coro un nuevo levantamiento militar. Por otra parte, el rey envió, con la misión de someter a las fuerzas libertadoras, a un oficial español fogueado en la guerra. Se trataba de Do-mingo Monteverde. Para desdicha de los patriotas, en marzo de ese mismo año ocurre un terrible sismo, conocido en nuestra historia como el Terremoto de Caracas, en el cual pereció un elevado porcentaje de la población venezolana. Los curas realistas, aprovechándose de la tragedia causada por este suceso natural tomaron los púlpitos de las iglesias para decir al pueblo que lo ocurrido no era otra cosa que un castigo de Dios por desobedecer a la autoridad del rey. Nuestra población que había nacido y crecido bajo el fanatismo religioso, se atemorizó por tales prédicas y comenzó a retirar su apoyo moral y material a los revolucionarios. A esto se sumó el lamentable hecho de que el entonces joven Simón Bolívar, a quien Miranda le había confiado la defensa de Puerto Cabello, perdió la ciudad debido a la traición de uno de sus subalternos.

Este último suceso ocurrió el 5 de julio de 1812, en el momento en que Miranda celebraba, junto con un grupo de compañeros militares y de civiles revolucionarios, el primer aniversario del nacimiento de la Patria. Aquel día fatídico para la República, Miranda pronunció su célebre frase: “Venezuela esta herida en el corazón”. La dijo en respuesta a Pedro Gual, uno de sus secretarios y futuro conductor de los destinos internacionales de las repúblicas bolivarianas, quien ante la gravedad de los hechos que se estaban suscitando le preguntó al

Precursor cuál era la situación del país.

Vista la gravedad de los sucesos, Miranda tomó la determinación de enviar a Pedro Gual al Norte, a buscar apoyo militar para continuar la lucha, pero las circunstancias políticas del momento no permitieron el cumplimiento de esta misión. La República se perdió. Miranda tuvo que capitular ante Monteverde, quien violó todos los compromisos de la capitulación: sus tropas asesinaron a cuanta persona le descubrieron simpatía por la causa revolucionaria. Miranda partió rumbo a La Guaira, con el propósito de viajar al exterior en búsqueda de refuerzos para proseguir la lucha armada. Desafortunadamente, cayó preso antes de salir del país. En medio de la confusión, sus propios compañeros de ideas lo acusaron de traidor y contribuyeron a su detención. Los otros patriotas huyeron, unos Cartegena, Nueva Granada y otros al Caribe. Pedro Gual, consecuente con los lineamientos que le había dado Miranda, se dirigió a los Estados Unidos, vía Curazao, aunque sin el respaldo de ninguna autoridad venezolana a quien poder informar sobre sus acciones diplomáticas. Bolívar se fue a la Nueva Granada donde organizó un ejército con el cual invadió a Venezuela en 1813.

Miranda fue enviado a Puerto Cabello y meses después a una mazmorra en Puerto Rico, donde sufrió grandes humillaciones. Finalmente lo enviaron a la cárcel de La Carraca, Cádiz, España, donde murió en 1816. Sus restos, enterrados en una fosa común, no han sido localizados. En Caracas, en el Panteón Nacional, hay un monumento en su homenaje, conformado por una urna cincelada en mármol, con la tapa abierta, que simboliza la espera por sus

cenizas.




Introducción: Los Sucesos del 19 de Abril de 1810 en Venezuela.
Influencias exteriores en el Movimiento del 19 de abril de 1810 en Venezuela
Intentonas independentistas venezolanas antes de 1810. Introducción
Movimiento de Manuel Gual y José María España, 1797:
Expediciones de Francisco de Miranda, 1806:
Sucesos de Caracas el 19 de abril de 1810
Miranda en Caracas y el inicio de la guerra independentista
La Campaña Admirable de Simón Bolívar
Hechos importantes derivados de los sucesos del 19 de abril de 1810
Los Sucesos del 19 de Abril de 1810 en Venezuela. Conclusiones.

economia de los indios
Anàlisis de Obras de la Literatura Venezolana
la batalla de Carabobo

ola ke ase
Insurrección Chirinos
arte colonial
lo mundo play
perdidA
Raíces de Pueblo por José Antonio Zambrano
Cuentos de Cástulo Riera
Cástulo Riera. Cuenta Cuentos.
Religión
La Muerte del Caudillo Juan Vicente Gómez
El Final de Juan Vicente Gómez.
XX Certamen de Relato Breve Lapurbide Ansoain, Navarra, España 2008
Las "Revoluciones" en Venezuela.
La orden de la merced por Tierras de Venezuela
Influencia de la escama (Aspidiotus destrutor) (Signoret) sobre el desarrollo y la producción de las plantas de cocotero en el Estado Falcón , Venez
Literatura
Psicología
Moda
Los Sucesos del 19 de Abril de 1810 en Venezuela. Por José de Jesús Cordero Ceballos.
Artículos de Historia de Venezuela
La Autoestima
Turismo
Poítica
Curiosidades
Teoría y Praxis en Andragogía.
Proceso Histórico Venezolano
Hogar
Estudios Soiales
Ecología
Negocios
Romance
Farándula Venezolana
Salud
Música