InicioCrear libroAgregar capítulo

Lo que ocurrió en Venezuela inmediatamente al tomar el poder el General López Contreras

La promesa de regreso al país de los Gómez la consideraron éstos tan segura que no dudaron en que dada la amistad del General López con ellos sería una realidad; pero mientras pasaban los días, aquí en Caracas, tenían lugar cuadros dantescos como lo eran la quema de automóviles, saqueos y robos a mano armada a los señores que le habían servido a Gómez o a la Patria en las Carteras Ministeriales. Entre esas víctimas de la chusma estuvieron el correcto honestísimo y digno de todo respeto doctor Itriago Chacín, Canciller de la República; lo hicieron pasar una noche en un calabozo en el Cuartel de Policía de La Guaira, pero el día siguiente cuando de las altas esferas dieron órdenes de respetar y liberar al óptimo funcionario, se embarcó para Europa. Días más tarde se suicidó en una playa marina de Islas Canarias, decepcionado por el agravio recibido aquí en Caracas, donde habla gozado del respeto de la gente honesta.

La residencia del doctor Efraín González, conocido como el amigo número uno del General López Contreras, fue saqueada e irrespetados él y su familia, cuando tenía derecho al respeto de todos, de manera especial del General! López, quien pasó sus años juveniles según nos refiere Don Efraín, con sus familiares.

La turba de miserables enviada con listas levantadas por el bachiller Don No Digas, trató de saquear la residencia del doctor V. Márquez Bustillos, ex-presidente de la República; no lo perpetraron por la actitud asumida por su hijo el Coronel José María Márquez Iragorri, Jefe en ese momento de la Guarnición de Caracas; él envió una patrulla con instrucciones de hacer respetar la casa de su padre, Dr. Márquez Bustillos.

Otra banda de foragidos se dirigió a la residencia del General Félix Galavis con igual propósito, pero allí estaban preparados para disparar y matar a cuantos ladrones que no otro titulo merecen, si trataban de saquear la residencia de aquel político que a nadie encarceló ni vejó.

Una distinguida familia vecina de la Urbanización El Paraíso, tuvo el tupé de guiar unos zagaletones hacia la residencia del doctor Rafael González Rincones, Ministro de Educación Nacional. Los situaron a distancia prudencial y con el señuelo de que podían ganarse fácilmente veinte bolívares le indicaron el lugar en que tenían colocado el Oratorio y sin pensar las consecuencias morales que habían de crear una vez pacificados los ánimos y vuelta la tranquilidad por sus mejores cauces, le indicaron al más audaz de la partida el lugar en que estaba un Crucifijo de grandes proporciones.

—¿Y qué debo hacer? —exclamó el pillastre.

—Pues traerme el Crucifijo bien envuelto

en papeles a fin de que nadie lo vea y te alejas de aquí con veinte bolívares que te regalaré por ese trabajo.

Ni corto ni perezoso, el truhán cumplió el cometido, no sin antes hacerle ver la inescrupulosa dama que en su vida había visto él un Cristo de hueso de aquel tamaño.

La noticia circuló rápidamente y años más tarde, según se dijo entonces, la dama para cumplir con su conciencia le devolvió a los González Rincones el Crucifijo que ella había aconsejado robar. Cosas como éstas se vieron muchas, aún cuando no tantas como para que sirviesen de ejemplo.

Yo he tenido siempre un gran respeto por la personalidad del Benemérito a pesar de que en tres ocasiones me mandó prender. La primera vez me envió al Castillo de Puerto Cabello con los Generales Celestino Peraza, Efraín Pulido, Santiago Hernández y mi fraterno amigo Juan José Churión. Pero el hombre valía, imponía el respeto no siempre con guantes de cabritilla; la gente ambulaba en la confianza de que no serían asaltados por malhechores de la calidad de los que ahora llaman pavitos.

Debe ser por ello por lo que su tumba está permanentemente cubierta de flores y la gente compra las que han de votar, para recuerdo.

Mi fraterno amigo el Capitán Manuel Vicente Rodríguez Llamozas me refiere que hace poco menos de un año visitó el Panteón donde yace el Benemérito y encontró que no había lugar en que ponerle las flores llevadas.

Y he aquí cambiada la frase según la cual quien siembra vientos no cosecha tempestades.




Introducción: la Muerte de Juan Vicente Gómez
Cómo muere Juan Vicente Gómez
El Funeral de Juan Vicente Gómez
Cómo comienza el gobierno del General Eleazar López Contreras
Lo que ocurrió en Venezuela inmediatamente al tomar el poder el General López Contreras
Conclusiones: los diferentes métodos para atacar las plagas en el cocoter, ventajas y desventajas.

Anàlisis de Obras de la Literatura Venezolana
la batalla de Carabobo

ola ke ase
Insurrección Chirinos
arte colonial
lo mundo play
perdidA
Raíces de Pueblo por José Antonio Zambrano
Cuentos de Cástulo Riera
Cástulo Riera. Cuenta Cuentos.
Religión
La Muerte del Caudillo Juan Vicente Gómez
El Final de Juan Vicente Gómez.
XX Certamen de Relato Breve Lapurbide Ansoain, Navarra, España 2008
Las "Revoluciones" en Venezuela.
La orden de la merced por Tierras de Venezuela
Influencia de la escama (Aspidiotus destrutor) (Signoret) sobre el desarrollo y la producción de las plantas de cocotero en el Estado Falcón , Venez
Literatura
Psicología
Moda
Los Sucesos del 19 de Abril de 1810 en Venezuela. Por José de Jesús Cordero Ceballos.
Artículos de Historia de Venezuela
La Autoestima
Turismo
Poítica
Curiosidades
Teoría y Praxis en Andragogía.
Proceso Histórico Venezolano
Hogar
Estudios Soiales
Ecología
Negocios
Romance
Farándula Venezolana
Salud
Música