InicioCrear libroAgregar capítulo

La Educación Permanente



La educación permanente es la presencia global de la sociedad en todas las dimensiones y a lo largo de toda la vida humana; representa la unidad total de los procesos educativos y de los subsistemas que el rigor metodológico de los aprendizajes reclama; lleva implícito el concepto de aprendizaje sistemático, aún cuando no siempre aquél se centre en la institución escolar. Es, según Miguel Soler Roca, un proceso que dura toda la vida y consiste en aprender a aprender, a desaprender y a reaprender.

Para Félix Adam la educación permanente del hombre es antropogogía, “...Ciencia y arte de instruir y educar permanentemente al hom-bre en cualquier período de su desarrollo psi-cológico en función de su vida cultural, ergo- lógica y social...” , y se estructura en dos pi-lares: la pedagogía y la educación de adultos. La primera enfoanaliza científicamente la educación de los párvulos y adolescentes y la segunda, la andragogía, comprende “...la educación que se da después de terminada la enseñanza en establecimientos docentes, tanto si acaba con la enseñanza primaria o si com-prende una enseñanza secundaria o supe-rior...”

El axioma de que existe educación porque hay sociedad, permite entender el tejido social como el gran soporte del hecho educativo, lo cual evidencia el concepto permanente de la educación en el seno social.

Los sistemas educativos presentan continuidad en su estructura, aún cuando ésta aparece dividida en grados y niveles que se corresponden, internamente, con la madurez psico- biológica del individuo y externamente con los requerimientos pedagógicos y jurídicos; sin embargo, responden al hecho educativo como una totalidad en la vida del individuo y de la sociedad.

Un sistema educativo global se graficaría de la siguiente manera:*



La educación permanente, según lo señalado por Edgar Faure en su informe de la UNESCO, tiende a hacer tanto de la sociedad como del individuo un éxito; a través de ella se aspira lograr la autorrealización de aquél. No es una nueva fórmula, sino que más bien es un devenir en el que todos los sectores del tejido social estarán estructuralmente integrados de manera tal, que la responsabilidad sustituye a la obligación: “...Será unlversalizada y continua; será desde el punto de vista de las personas total y creadora; en consecuencia, individualizada y autodirigida. Será el soporte y el animador de la cultura, así como el motor de la promoción profesional. Este movimiento es irresistible e irreversible. Esta es la revolución cultural de nuestro tiempo...”

La desadaptación de la enseñanza escolar ante los vertiginosos cambios de la sociedad, así como la veloz obsolescencia de los conocimientos y la presencia de tecnologías sofis-

ticadas, han hecho de la educación permanente la alternativa más realista para superar la dicotomía entre educación escolar y educación post—escolar. La educación es una sola y, por lo tanto, debe haber un solo sistema educativo, que tome en cuenta la formación



FIGURA 2. H. Frank y B. Meder grafican, para los distintos niveles de los sistemas educativos, sendas curvas de retención que muestran la cantidad de conocimientos que se conservan en el lapso de treinta años.*

* Cf. H. Frank y B. Meder, Introducción a la pedagogía ci-bernética, pp. 13—15.



básica, las exigencias profesionales del trabajador, el disfrute inteligente del ocio, una educación que actualice en el presente y re- cicle en el futuro, pero, sobre todo, que permita la autorrealización del individuo.

Pero la educación permanente no nombra ni representa una nueva estrategia para enfocar la escolaridad tradicional. Es ideología que se materializa en un sistema que nace de la urbanización, desestabiliza el claustro escolar, rechaza el docente burocratizado y establece una auténtica relación entre sociedad y educación. “...Una configuración social que situase a la educación en este lugar, que le otorgase este rango merecería un nombre propio de ciudad educativa. Su advenimiento sólo sería concebible al término de un proceso de compenetración íntima de la educación y del tejido social, político y económico, en las células familiares y en la vida cívica. Implica que pueden ser puestos, en todas las circunstan-cias, a la libre disposición de cada ciudadano, los medios de instruirse, de formarse, de cultivarse a su propia conveniencia, de tal suerte que el sujeto se encuentre respecto a su propia educación en una posición fundamentalmente diferente: la responsabilidad sustituyendo a la obligación”.

Para H. Janne y M. L. Roggemans la educación escolarizada tanto para jóvenes como para adultos, dará una formación fundamental pero rechazará el enciclopedismo; enseñará al individuo a formarse por medios exteriores a la escuela y proporcionará en ellos la asunción de su propia autonomía; se enseñará dónde y cómo informarse, cómo seleccionar y utilizar las informaciones recibidas; los niveles de estudio clásicos han de ser independientes de la edad de los estudiantes, y los curricula se establecerán en función del análisis de las necesidades del medio. En síntesis, la escuela no será el centro principal de los aprendizajes.

Un sistema educativo basado en la autoges- 

tión propiciará el desarrollo de centros extra-escolares de aprendizaje —fábricas, talleres, granjas, museos, bibliotecas, centros cívicos, laboratorios, centros de investigación—, que responderán a las necesidades de actualización, reconversión y formación a todos los niveles profesionales. “...A largo plazo, además, [propiciará ] una integración deliberada de la educación en el conjunto del sistema social, de manera que permita a cada uno encontrar su propio ritmo de desarrollo y adaptar consecuentemente su trabajo, aunque deba por ello dejar la escuela al principio de la adolescencia para ejercer la ocupación profesional durante algunos años, y después reintegrarse al cuadro de la enseñanza ya como adulto, y pasar durante toda su vida períodos alternados de actividad profesional y de estudio. La educación será entonces realmente permanente...”

La educación permanente, creemos noso-

tros, no desestabiliza la educación tradicional, pero sf obliga a concebir otras opciones edu-cativas que sean capaces, sobre la marcha, de responderá la promoción profesional del adulto —cualquiera sea su edad—; propicia el disfrute de la cultura —sin importar otros requisitos ajenos a la sensibilidad individual—, pero sobre todo es concebida como una oportunidad constante que permite al individuo ser más.




Teoría y Praxis en Andragogía: Prólogo
Introducción: Teoría y Praxis en Andragogía.
Introducción: Teoría y Praxis en Andragogía.
Los requerimientos en Educación en Venezuela para finales de los años 1970 y principios de los 1980
La Educación Permanente
La Andragogía: Educación de Adultos. Concepto
Praxis Andragógica
Un perfil del participante Adulto en la Educación.
EL Perfil del Andragogo
Modelo Didáctico en Andragogía
Prospectiva de la Educaciòn Venezolana vista desde finales de los años 1970
Prospectiva de la Educaciòn Venezolana vista desde finales de los años 1970
Conclusiones . Teorìa y Praxis en Andragogìa.
Conclusiones . Teorìa y Praxis en Andragogìa.

Anàlisis de Obras de la Literatura Venezolana
la batalla de Carabobo

ola ke ase
Insurrección Chirinos
arte colonial
lo mundo play
perdidA
Raíces de Pueblo por José Antonio Zambrano
Cuentos de Cástulo Riera
Cástulo Riera. Cuenta Cuentos.
Religión
La Muerte del Caudillo Juan Vicente Gómez
El Final de Juan Vicente Gómez.
XX Certamen de Relato Breve Lapurbide Ansoain, Navarra, España 2008
Las "Revoluciones" en Venezuela.
La orden de la merced por Tierras de Venezuela
Influencia de la escama (Aspidiotus destrutor) (Signoret) sobre el desarrollo y la producción de las plantas de cocotero en el Estado Falcón , Venez
Literatura
Psicología
Moda
Los Sucesos del 19 de Abril de 1810 en Venezuela. Por José de Jesús Cordero Ceballos.
Artículos de Historia de Venezuela
La Autoestima
Turismo
Poítica
Curiosidades
Teoría y Praxis en Andragogía.
Proceso Histórico Venezolano
Hogar
Estudios Soiales
Ecología
Negocios
Romance
Farándula Venezolana
Salud
Música