InicioCrear libroAgregar capítulo

Ilan Chester nos habla sobre su enuentro on Queen en el Poliedro de Caracas-



OTRO MÁS QUE MUERDE EL POLVO

“Varios días antes del concierto Habíamos participado en un encuentro con la prensa Queen-Melao, en lo que yo pensaba era un 'tú a tú'del gigante británico con la modesta delegación criolla. No duró mucho el sueño: cuando me llevaron á- conocerlo, Freddie Mercury me miró desde su silla como si yo fuera un microbio insignificante y, para salir de mí lo más rápido posible, extendió el brazo y me dio su mano flácida y fría. Brian May, con su delgada figura de pelo muy largo y ondulado, me dio un apretón y me regaló una sonrisa, inglesa pero sonrisa al fin. Yo me presenté y le dije: Tengo entendido que podemos usar algunos de sus equipos, ¿eso está bien contigo?*. No contestó y quien sí lo hizo fue su^compañan- te: 'Es algo difícil porque la banda tiene que ensayar'. Mi reacción fue: ‘¡¿Quéeii tiene que ensayar?f.

Cuando llegó la gran noche, me sentía como en el cuento de El elefante y el ratón y recuerdo que, en el camerino, ellos tenían todo tipo de comida y bebidas. Lo supe porque, en un descuido, la puerta se abrió y debo admitir que resentí la diferencia. Al rato, nos avisaron que subiéramos a la tarima. Nené comenzó con la introducción de *Yo soy tuyo’ en la percusión y, para mi sorpresa, el público estaba entonando otra melodía: *We wil!, we will, ¡rock you!'. Al terminar, nos bajamos felices porque habíamos hecho el trabajo, aunque yo lo que quería era irme corriendo. Transcurrida media hora, escuché ló que yo creía que era una explosión monstruosa y resulta que eran los autores de *We are the cham- pions'haciendo su entrada. Enormes cantidades de hielo seco, humo y neblina artificial se apoderaron del recinto y, con el primer acorde, irrumpió aquella bestia de grupo, iluminado por dos torres con miles de vatios de luz y sonido. Mercury se paseaba con sus pantalones de lycra rojos y su franela ajustada, como un torero en el ruedo, y yo no salía de mi asombro: ¡Qué escena! ¡Qué espectáculo! Y ahí estábamos nosotros, contemplando lo que podía ser nuestro futuro si perseverábamos. Tiempo después salió el ’Canto al Ávila* y yo logré llenar el Poliedro. Por ello, al concluir mi acto, le grité al lugar: ’¡Viste! ¡Lo hice?. Al regresar a mi casa ya era tarde, sin embargo, me recogí frente al altar, rebobiné la experiencia de esa noche y me acosté con una frase que se me repetía en la cabeza: 'Another one bites the dust’; Otro más que muerde el pobo', uno de los mayores éxitos de Queen". lian Chester/V.R.L.


Cuando Michael Jackson vino a Venezuela por primera vez.
Ilan Chester nos habla sobre su enuentro on Queen en el Poliedro de Caracas-
La Muerte Increible de Facundo Cabral.
Entrevista a Alberto Sleyzinger
Soledad Bravo en la Universidad de Carabobo
Entrevista a la agrupación musial venezolana Los Mesoneros
La Revista Elite critica a la industria discográfica y la radio de mediados de los años 1980 en Venezuela.

economia de los indios
Anàlisis de Obras de la Literatura Venezolana
la batalla de Carabobo

ola ke ase
Insurrección Chirinos
arte colonial
lo mundo play
perdidA
Raíces de Pueblo por José Antonio Zambrano
Cuentos de Cástulo Riera
Cástulo Riera. Cuenta Cuentos.
Religión
La Muerte del Caudillo Juan Vicente Gómez
El Final de Juan Vicente Gómez.
XX Certamen de Relato Breve Lapurbide Ansoain, Navarra, España 2008
Las "Revoluciones" en Venezuela.
La orden de la merced por Tierras de Venezuela
Influencia de la escama (Aspidiotus destrutor) (Signoret) sobre el desarrollo y la producción de las plantas de cocotero en el Estado Falcón , Venez
Literatura
Psicología
Moda
Los Sucesos del 19 de Abril de 1810 en Venezuela. Por José de Jesús Cordero Ceballos.
Artículos de Historia de Venezuela
La Autoestima
Turismo
Poítica
Curiosidades
Teoría y Praxis en Andragogía.
Proceso Histórico Venezolano
Hogar
Estudios Soiales
Ecología
Negocios
Romance
Farándula Venezolana
Salud
Música