InicioCrear libroAgregar capítulo

Antecedentes Históricos de los Pueblos de la Costa Oriental del Estado Falcón

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE NUESTROS PUEBLOS

DE LA COSTA ORIENTAL DEL ESTADO FALCÓN



Justo un año después del descubrimiento de la Costa Firme del Nuevo Mundo en 1498 por el Almirante Cristóbal Colón, llega otra expedición de españoles comandada por Don Alonso de Ojeda. Le acompañan, entre otros, Juan de la Cosa, cosmógrafo muy distinguido en la época, y Américo Vespucci, cuyo oficio de geógrafo le dio la oportunidad de explotar a su favor estos descubrimientos, al punto de llamar entonces al nuevo continente recién descubierto Tierras de Américo o América, tal como se conoce oficialmente hoy.



Esta expedición inicia su recorrido de Este a Oeste por nuestras costas empezando en el Mar de las Perlas, entre la Península de Paria y la Isla de Margarita. Ojeda va visitando todas las ensenadas y tomando nota de los otros accidentes geográficos que van apareciendo en su recorrido



Después de atravesar el Golfo Triste los expedicionarios llegan a una hermosa bahía que les llama poderosamente la atención por la seguridad que ofrecen sus tranquilas aguas, protegida además por islotes de arena. Al acercarse a tomar costa los sorprende un ataque con flechas y dardos por parte de los aborígenes que los rechazan. Este hecho marcará el primer encuentro armado que registra nuestra historia en la temprana edad del Descubrimiento.



Ojeda y su gente salen todos maltrechos, con un hombre menos y muchísimos heridos por las armas de los indios. Se mantendrán en las cercanías hasta reponerse de los daños recibidos. Para recordar el sitio y el hecho, Ojeda bautizará el lugar con el nombre de Puerto Flechado.



Mas tarde, Ojeda, en su segunda expedición de 15O2, tomará a Puerto Flechado como referencia en instrucción que le da a su sobrino Pedro Ojeda, también navegante, en el rescate de una carabela extraviada a lo largo de la costa recién descubier-ta. De estos acontecimientos de Puerto Flechado darán noticias los primeros cronistas de las Indias, entre ellos Martín Fenández de Navarrete, quién además describe el sitio con “casas y castillos” y lo identifica con nuestro Chichiriviche. En este caso, posiblemente nuestros visitantes tomaron las formaciones rocosas del Cerro de Chichiriviche, verticales a causa de la erosión y vistas a distancia por el flanco acantilado del Norte de dicho Cerro, por estas imágenes fantásticas, y así relataron esta especie novedosa.



Estas exageraciones de mezclar fábulas con realidades fueron comunes entre los que escribieron los primeros relatos de las Indias Occidentales. Así conseguiremos referencias de tribus de gigantes, de enanos, o de gentes muy orejudas que dicen haber visto en las tierras del nuevo continente.



Tres década más tarde, la Corona Española en manos de Carlos V, le otorgará a la compañía alemana Welser, mediante capitulación, la Gobernación de la Provincia de Venezuela, que comprendía todo el territorio a lo largo de la costa descubierta por Ojeda y cuyo nombre: Venezuela, ya había sido dado, también por Ojeda, a las rancherías de los nativos encontradas a la entrada del Lago de Maracaibo, cuyas viviendas construídas dentro del agua sobre estacas le hizo recordar a la tripulación que lo acompañaba la ciudad italiana de Venecia, queriendo decir así Pequeña Venecia. Este nombre de Venezuela lo ostentamos desde entonces y lo conservamos como propio de nuestro País.



En esa ocasión, los Welser vinieron, por supuesto, acompañados de gente española para formar gobierno. Entre estos hombres estuvo un capitán de nombre Martín de Arteaga, vizcaíno, quién tomó parte activa en la vida política durante los primeros 50 años de la ciudad de Coro. Fue uno de los primeros pobladores que acompañaron al gobernador Ambrosio Alfinger en 1528.



Don Martín de Arteaga forma parte del primer Cabildo instalado en la ciudad en 1529 con el cargo de Regidor, luego acompaña a Felipe de Hutten en 1541 en su expedición en busca del Dorado. Continúa en Coro formando parte del Cabildo de la Ciudad y/o ejerciendo responsabilidades con los distintos gobernadores que se suceden y, en 1576, cuando la capital de la Provincia se traslada a Caracas, Martín de Arteaga es Teniente y Justicia Mayor en la ciudad de Coro.



El Obispo Jerónimo Ballesteros, en carta al Rey Felipe II, fechada el 20 de Octubre de 1550, recomendaba para Alcalde de “Borburata, que se dice Nuestra Señora de la Concesión, a Martín de Arteaga, porque este a hecho mucho bien y buenos tratamientos a los indios comarcanos a Borburata y tiénenle mucho amor”.



A Don Martín de Arteaga, por sus servicios a la Corona se le dará en los primeros repartos de tierra de la Provincia recién fundada, las sabanas situadas a ambas márgenes del Río Tocuyo, cerca de su desembocadura, y en el año de 1594, a su hijo el Teniente Juan de Arteaga, se le confirmará la posesión de estas tierras, donde a la fecha tiene un haziento de atto de bacas Y yeguas que de esta banda de parabachoa y río del tocuyo que. Se entiende donde al presente tiene poblado el dicho Juan de Arteaga un atto y Casas y Corrales.... Y asimismo el Sitio de otro hatto de bacas e Yeguas mulas y cavallos de la otra banda del río del Tocuyo y del estero que llaman de San Juan Y el dicho ganado Come en la sabanas que allí ay que se entiende todas las Savanas que ay desde dicho estero asta la boca del río del tocuyo y Savanas que corren desde dicho estero Y boca del río del tocuyo asta el puerto que llaman de chichiribiche que es donde el dicho Governador (Diego Osorio) Se desembarcó Y las que ay desde la otra banda del Camino de la Salina y Camino que se lleba desde el dicho Su atto asta la entrada de la montaña de Umicasanare (Sanare) Y más las Savanas que están de esta banda del estero que llaman de Don Pedro donde al presente tienen Sus Yeguas de garañón que es el asiento que llaman el atto Viejo equiruba con todas las Savanas que ay en aquella Comarca....



Esta posesión de tierras le es confirmada al Teniente de Contador y Alcalde Ordinario de la ciudad de Coro, Don Juan de Arteaga, por el Gobernador y Capitán General de la Provincia de Venezuela, Don Diego Osorio, quien obedeciendo las Cédulas Reales, una fechada en El Pardo el primero de Octubre de 1591 y la otra fechada en San Lorenzo el 2 de Octubre de 1593, así lo expresa en documento fechado en Coro el 27 de Agosto de 1594.



Este documento en cuestión, cuyo fotostato tengo en mi poder gracias a la atención que me hiciera mi buen amigo Eduardo Ginés, excelente genealogista e investigador, está fechado el 21 de Julio de 1594, donde dice Juan de Arteaga que estas tierras las poseyó su padre y las compartió con él “a mas de Sinquenta años”.



Don Juan de Arteaga, en su hato, situado entre el estero y el Río Tocuyo, que es el asiento central de su posesión, tiene allí sus instalaciones para los quehaceres de sus crianzas y brinda además otras atenciones a terceras personas “ya que los pasaxeros que por allí pasan se les hace buen ospedaje Y Se les da buen abiamiento para Sus Viajes”. Este sitio de paso obligado de las personas que viajan de Oriente a Occidente y viceversa, más la gente que trabaja río adentro en los valles y montañas cortando maderas o atendiendo sus sembradíos, que sube y baja por el río, fue lugar de encuentro para el intercambio comercial y propicio para que otras personas se establecieran allí o en sus cercanías, dando origen al pueblo que en principio se llamó Río Tocuyo o Río de Tocuyo de Barlovento, nombrado así tal vez para diferenciarlo de la ciudad de El Tocuyo, fundada ya río arriba en 1545 por Juan de Carvajal.



Más tarde, en el año de 1603 vemos en las actas de los Cabildos Eclesiásticos de la Catedral de Coro, en fecha 11 de Enero y 31 de Diciembre, respectivamente, donde se trata de unas maderas para la construcción de la Catedral que suministraría el mismo Juan de Arteaga a pedimento del Doctor Gaspar de Ribera Matajudios, Maestro de Arquitectura y Carpintería de dicha obra.



En el año de 1620, en actas de estos Cabildos Eclesiásticos, nos encontramos con que el señor Francisco de Arteaga (hijo de Juan de Arteaga) está suministrando las maderas (que habían sido contratadas a su padre) desde Río Tocuyo, y allí hay un dato muy interesante de que “el padre Juan Sánchez, cura del aquel pueblo” , se encargaría de su traída a Coro.



Como vemos, ya existe un pueblo llamado Río Tocuyo y con cura propio además, y aparece en escena Francisco de Arteaga, hijo de Juan de Arteaga y nieto de Martín de Arteaga, uno de los primeros pobladores de la ciudad de Coro.



Los Arteaga ya para estas últimas fechas mantenían su dominio a medias en las tierras que le fueron concedidas en propiedad; tienen allí dentro de lo suyo un pueblo con autoridades oficiales, civiles y eclesiásticas. Hay mucha gente trabajando en las montañas de las riberas del Río Tocuyo y ellos tienen que compartir espacio con los demás. Además existen otros propietarios de haciendas que explotan cacao, caña de azúcar, ganados, y todo lo que allí se puede dar. Al frente, hacia la mar tienen un excelente puerto, Chichiriviche, que le propicia sacar a otros mercados los productos de la zona y al fin terminan por ser unos hacendados más entre los otros.



Habrá luego otro Francisco de Arteaga, un poco antes de 1710, por cuya muerte heredará su madre Estefanía Morales, otras tierras en el Valle de Cariagua (San Luis de la Sierra). Finalmente este Francisco de Arteaga, biznieto de Martín de Arteaga, será el ultimo de esta dinastía.



En las Relaciones Geográficas de 1768 se dice del “Pueblo que llaman del Río Tocuyo fundado inmediato a su ribera distante del mar 2 leguas y de esta ciudad (Coro) 5 y 1/2 hornadas de carga. En dicho Pueblo ay una Parroquia, y Cura Proprio cuya vecindad se compone de algunos Indios, Españoles, pardos y negros a cuyo curato esta agregado el Pueblo de los Indios Mapubares...”.



En 1773, cuando Don Mariano Martí Obispo de Caracas y Venezuela del Consejo de su Majestad, hace su visita pastoral a este pueblo, a 4 de Abril, se le nombra San Miguel del Tocuyo.



El informe de la visita de Don Mariano dice: “según se colige, fue Doctrina o pueblo de indios. Ahora hay pocos y los más vezinos son sambos, negros, meztisos y blancos.... y como no se ha encontrado testimonio que manifieste que este pueblo fue de indios algunos presumen que siempre ha sido pueblo de españoles que se establecieron acá por motivo de comodidad del comercio de mulas y tráfico de una gran parte de esta provincia y camino de Caracas a Coro y proporción para el comercio, pues de la mar no dista más de una legua corta.... Este pueblo en lo espiritual pertenece a la Vicaria de Coro y en lo temporal a aquella Ciudad y sus Alcaldes”.



Cuando se refiere a la Iglesia dice que es “de bahareque sencillo casi del todo arruinada”. Y existe una “imagen de San Miguel, obra de talla”, que posiblemente fue traída por los Padres Capuchinos en 1712, cuando estos fundaron el pueblo de Misión La Divina Pastora de Mapubares. Esta imagen de San Miguel y La Divina Pastora se conservan en la actual iglesia del Tocuyo, y ambas veneradas como compatronos de la población.



De esta visita pastoral del Obispo se dice que existían en el pueblo mil seiscientos cincuenta y tres almas de las cuales confirmaron mil doscientos setenta y ocho. También se hace una observación de que en las afueras del pueblo (se supone que en haciendas y estancias) vivían unas cuarenta familias que sumaban noventa y ocho personas.



Tengo en mi poder fotocopia del original de una matrícula o padrón que levantó el Padre Blas Antonio Azuaje, cuando fue Cura propio del pueblo de San Miguel del Río Tocuyo en el año de 1761, concretamente esta fechado el 2 de Julio.



Dice el Padre Azuaje haber visitado 114 hogares donde vivía la feligresía del pueblo “en la que consta haver seiscientas Y sesenta y seis almas en toda esta feligresía sin haverse dejado ninguna por matricular y así mismo haver recojido 451 cédulas de comunión y de confirmación 49 = quedando los restantes & Parvulos que son 176”.



Es de notar que en esta matrícula los apellidos como Sambrano, Arias, Lugo, Arteaga, Ortega, Colina, Sánchez, Torres, a menudo se encontraban repetidos entre las familias existentes. Hoy, después de casi dos siglos y medio encontramos este mismo fenómeno dentro de la población actual.



El Padre Azuaje deja constancia de que algunas familias tienen entre sus miembros uno que otro esclavo a su servicio, pero hay casos como en la familia del Capitán Nicolas de Quevedo, casado con Cecilia Arias y con siete hijos, que posee veinticinco esclavos.

En la hacienda Agua Viva, de Don José Antonio Zarraga, hay varias familias de esclavos casados entre si y con hijos cuya suma llega a 45 personas, y Don Nicolas Colina, en Sanare, tiene diecinueve esclavos.

A este respecto dejo acá una frase del Doctor Guillermo Morón: “El esclavo fue la primera y más perfecta máquina usada por el hombre, como que era el hombre mismo”.

Bien sabemos, que el régimen de esclavitud en Venezuela estuvo vigente hasta 1854, cuando fue abolido por Decreto del entonces Presidente de la República José Gregorio Monagas.

El pueblo de San Miguel del Tocuyo ó Tocuyo de la Costa (su nombre actual), fue, sin duda, el de mayor importancia en la costa oriental del hoy Estado Falcón para principio del siglo XVIII. En todo su alrededor se daba alguna actividad importante que hacer, bien fuera agrícola, de cría, de explotación de madera ó comercial.

La ciudad de Coro así como las Islas de Curazao y Bonaire, se beneficiaron bastante con los productos de esta zona. Vemos como en principio se comerció con maderas, bestias, ganados y frutos. La vasta producción de las montañas y valles del Río de Tocuyo y la sabana del Puerto de Chichiriviche, sumada a la facilidad de comunicación marítima inmediata a través de este puerto favoreció estas actividades, ya que Coro y sus alrededores, dada la aridez de sus terrenos, tenían poco que ofrecer.

Este movimiento en toda la comarca, de producción e intercambio de mercancías motivó a que se establecieran en los contornos del pueblo de San Miguel del Tocuyo, en sitios conve-nientes, otros pueblos: Boca del Tocuyo nace de la necesidad de un lugar para el acopio de maderas y productos agrícolas que se sacan de las montañas por el cauce del río para ponerlos en la costa y facilitar su embarque inmediato a otros puertos; Chichiriviche es el puerto ideal que reúne todas las condiciones de maniobrabilidad al abrigo de los vientos y con buen fondo para permitir la entrada a sus playas de embarcaciones de gran envergadura. A través de él se hizo el más importante intercambio de mercancías de esta zona.

Humboldt, calificó el Puerto Chichiriviche como “muy espacioso”, y Codazzi, con gran optimismo expresa en su Geografía de Venezuela, editada en 1842, “será entonces cuando el hermoso puerto de Chichiriviche se poblará, con la concurrencia de buques que allí se dirigirán a cargar los frutos de unas tierras vírgenes extensas”, refiriéndose a las feraces tierras de los valles y montañas del Río Tocuyo.

Acá, en Chichiriviche, la afluencia de gentes, especialmente del oriente venezolano, fue muy importante. Al principio se ocuparon de la explotación pesquera combinada con la extracción del producto de las salinas de Cayo Sal. Estas gentes se sumaron a las que vinieron ocupando la franja de la playa más acá de la desembocadura del Río Tocuyo, que huyéndole a las crecidas frecuentes de este río se habían establecido en estos lugares considerados como más seguros.

Para mediados del siglo pasado estos dos pueblos ya gozaban de cierta importancia y obstentaban sus Autoridades locales, dependiendo del Gobierno Nacional o Regional, según el caso.

A principios del presente siglo llegó a estos nuestros pueblos una oleada de gentes labradoras del interior del Estado, especialmente de la península de Paraguaná y de la costa coriana. Venían huyéndole a la hambruna que azotó al país por la sequía del año doce. Aquí hallaron hogar para sus familias y tierras para sus labranzas, y así, incorporados al medio, en cierta forma ayudaron a implantar de manera definitiva el cultivo del coco (coco nucífera) que resultó un gran acierto ya que la gran parte de la economía actual nuestra, se debe al cultivo de esta planta.








Introducción: Raíces de Pueblo. Tocuyo de la Costa
Prologo: Raíces de Pueblo. Tocuyo de la Costa
El Pueblo de Tocuyo de la Costa
Recopilación Histórica. Tocuyo de la Costa
Recopilación Histórica. Tocuyo de la Costa
Referencias históricas sobre San Miguel del Río Tocuyo.
Río del Tocuyo
Pueblo del Río del Tocuyo
MAPUBARES (De la Vicaría de Coro)
San Miguel del Río del Tocuyo ( De la Vicaría de Coro)
Renta de este Curato
Algunas Narraciones sobre la Posible Fundaciòn de Tocuyo de la Costa
Opiniones sobre la Historia de Tocuyo de la Costa
Villa de San Miguel del Río Tocuyo
Venta de la Sucesón de Vicente Judas González
Venta de Enrique Domínguez y Sebastiám Noguera
Venta de Manuel Jove
Reserva de Enrique Domínguez
El Robo de la Custodia en Tocuyo de la Costa
Compra y Venta de Esclavos en el Pueblo
Partidas de Nacimiento Antiguas de Tocuyo de la Costa
Jefes Civiles en Tocuyo de la Costa durante 1882
SIMÓN BOLÍVAR, Nuestro Libertador en Tocuyo de la Costa
Origen y significado del nombre Tocuyo
Régimen de Encomienda
Tocuyo de la Costa Pueblo de Doctrina y Pueblo de Misión
Una Aproximación a la Historia de Tocuyo de la Costa
Problemática Ecológica del Municipio Tocuyo de la Costa
Importante Aporte a este Libro por Parte de Ramón Rivero M.
Antecedentes Históricos de los Pueblos de la Costa Oriental del Estado Falcón
Indios Mapubares
Diciembre...Lluvias e Inundaciones en Chichiriviche, Falcón.
Resúmen sobre la relación de la cultura india y la fundación de Tocuyo de la Costa.
Sobre el Nacimiento de los pueblos de Venezuela y de América.

Anàlisis de Obras de la Literatura Venezolana
la batalla de Carabobo

ola ke ase
Insurrección Chirinos
arte colonial
lo mundo play
perdidA
Raíces de Pueblo por José Antonio Zambrano
Cuentos de Cástulo Riera
Cástulo Riera. Cuenta Cuentos.
Religión
La Muerte del Caudillo Juan Vicente Gómez
El Final de Juan Vicente Gómez.
XX Certamen de Relato Breve Lapurbide Ansoain, Navarra, España 2008
Las "Revoluciones" en Venezuela.
La orden de la merced por Tierras de Venezuela
Influencia de la escama (Aspidiotus destrutor) (Signoret) sobre el desarrollo y la producción de las plantas de cocotero en el Estado Falcón , Venez
Literatura
Psicología
Moda
Los Sucesos del 19 de Abril de 1810 en Venezuela. Por José de Jesús Cordero Ceballos.
Artículos de Historia de Venezuela
La Autoestima
Turismo
Poítica
Curiosidades
Teoría y Praxis en Andragogía.
Proceso Histórico Venezolano
Hogar
Estudios Soiales
Ecología
Negocios
Romance
Farándula Venezolana
Salud
Música